Parafraseando a Publio Terencio Africano diré que: Soy hombre y por lo tanto nada de lo humano y de todo ser viviente que viva en la tierra y en el universo me es indiferente y ajeno a mi vida.
Como dijo Anaxágoras: Todo tiene que ver con todo.








lunes, 16 de enero de 2017

NO TUVE MÀS UN AMIGO IGUAL

El vendió sus sueños y acortó caminos. 
Más les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual
El perdió lo suyo y yo también perdí lo mío 
Algo nos cambió el perfume tierno del estío 
Entre bambalinas yo juego a estar vivo 
El cepilla un perro todos los domingos 
Ya no creo que recuerde nuestro río 
Más les puedo asegurar que no tuve nunca más, 
un amigo igual Aún recuerdo su sonrisa y siento que el destino 
Es como algunas botellas donde duerme el vino 
Unas se conservan y otras se avinagran, 
Y aunque el tiempo mate ciertas bellas almas 
Siempre guardo lo que fuera suyo y mío, 
Y les puedo asegurar que no tuve nunca más un amigo igual.
Tiernamente amigos (Víctor Heredia)

Soy un bicho de radio. En el éter me siento más cómodo. La mente puede navegar sin inconvenientes. Hoy escuchando Bravo Continental, el locutor  Fernando Bravo hizo un homenaje a Víctor Heredia. La primera canción que nos hizo escuchar fue Tiernamente amigos, la versión de Heredia junto a Jairo.

Escuchando la canción fui nadando en emociones a mi infancia-adolescencia. Recordé a mi amigo Jorge Raúl. Un vecino que vivía frente a nuestra casa. En un pasillo dónde había dos casas muy pequeñas. En una la habitaba un matrimonio con tres hijas: Don Román Gallegos, su señora y sus hijas Mónica, Mabel y Marcela. En la otra estaban Doña María, Jorge mi amigo, su tío Alberto y Ana.

Durante años lo llamábamos cariñosamente el negrito por su tez. Petiso y regordete. Era un gran pibe. Muy bueno. Por esas cosas de la vida fuimos compartiendo los juegos de la infancia: fútbol, figuritas, bolitas, andares en bicicleta y todo aquello que los pibes podíamos hacer en una ciudad que crecía día a día.

Compartíamos los sueños del futuro, hablábamos de las chicas que nos gustaban y también íbamos al cine matinée, dónde todavía veíamos dos películas. El cine temáticamente paso por películas de romanos, luego los westerns reemplazaron al circo romano. Las eternas  peleas de cowboys e indios les dieron paso a los soldados de la segunda guerra mundial –siempre en versiones norteamericanas-, y ya en la última etapa tuvimos la invasión de las artes marciales. Luego al ver Nazareno Cruz y el lobo se quebró la infancia dando paso a la adolescencia.

Volviendo a mi amigo Jorge, su abuela –a la cual él llamaba mamá- lo cuidaba y educaba con valores. Siempre lo llamaba a respetar, a escuchar. No olvido su cara y sus arrugas de abuelita del interior. Su tío Alberto era pintor, salía con su bicicleta y a veces volvía temprano, a veces la abuela lo mandaba a Jorge a buscarlo. Algún bar lo había detenía en su regreso, casi todos en el interior tenìan como un paso por algún bar para enjugar los labios. A veces los labios desbordaban y entonces sobrevenía alguna pelea o simplemente no saber cómo volver a casa. Escuche por primera vez esa frase que decía: “·los pobres se emborrachan y los ricos se alegran”. A Alberto nunca lo vi enojado, siempre sonriente y respetuoso.

Ana era su mamá, aunque Jorgito había decidido llamarla por su nombre de pila. Trabajaba y también cuidaba de él. En las ciudades y pueblos del interior siempre sucedían esas historias de abuelas que cuidaban a sus nietos que sus hijas tenían a una edad adolescente. Parte de una sociedad que respetuosamente ocultaba situaciones. Hoy creo que eso se fue venciendo. Nunca conocí a su papá. Ojalá –pienso en lo profundo de mi corazón- él lo haya conocido. Nunca lo sabré.

Fuimos creciendo y cada uno fue sorteando diversos caminos. Unos meses antes de partir a Buenos Aires ya no nos hablamos más. Creo  además que su habían mudado. Ya hace treinta y siete años que partí aquel 23 de enero. Nunca más lo vi. Pregunte varias veces por él. Supe que trabajaba en una panadería.

Solamente le deseo –aunque quizás la vida no nos una en la tierra- que haya tenido una buena vida y haya transitado caminos de felicidades como los que pude ir caminando yo día a día.

Ese amigo fue construyendo esa persona que soy hoy.

Link de la canciòn cantada por Vìctor Heredia y Jairo   https://youtu.be/O-Z-0G5IZRE 




jueves, 5 de enero de 2017

VECINOS y LABURANTES

"Compartí la vida con grandes personas y a la vez fui testigo de las pequeñas miserias humanas que se encuentran hasta en los mejores individuos. Creo que dejé de idealizar a los demás y aprendí a quererlos en su verdadera dimensión, relativizando los defectos demasiados evidentes en una vida intensamente comunitaria" (Mamerto Menapace)


En el arcón de los recuerdos voy extrayendo aquellos pedazos de historia que a uno lo van constituyendo como persona. Viví mi infancia en un barrio de casas simples y de gente trabajadora.

Cada uno tenía su trabajo y ese era el sustento de su familia. Se compraba un terreno y se iba construyendo ladrillo a ladrillo la casa. A veces se había realizado el esfuerzo y se compraba una casa que se iba remodelando de acuerdo a las necesidades familiares y los vaivenes económicos del país.

No escuche nunca la palabra vagancia. El mendigo pasaba, pedía con respeto y con unción sagrada se le entregaba para comer, beber y alguna ropa o elemento que fuese útil en su vida. Las gracias nunca faltaban. Hasta aquel que era medio remolón en cuestiones de trabajar, esa especie de personaje tipo Fatiga que hace muy bien Minguito en la películas “Los muchachos de mi barrio” siempre tenía su oportunidad de colaborar y ganarse su dinero.

Mi papá Imar con su hermano Olivio, luego de venir del trabajo del campo anclaron en la ciudad y con su propia soderîa se convirtieron en “los soderos de la vida”.  Soderîa “El Sergio” –los beneficios de ser el primero cómo hijo, sobrino y nieto. Había muchos soderos: los hermanos Caballero, Gilli, los hermanos Mercol, el gordo Camisassa, el petiso Heredia y muchos más. Un trabajo duro, de fuerza y mucha paciencia. En invierno se levantaban más tarde y arrancaban a las 6,15 a repartir soda. En el verano se adelantaba la hora y era por “la fresca” como se decía. Así que a las 5,30 como una oración del breviario laboral se salía a repartir cada sifón hasta completar el rosario diario que cerraba un día de trabajo.

En el verano, luego de los doce años de edad, siempre colaboraba con mi padre. No me lo pedía. Pero intuí que era lo que debía hacer por todo aquello que iba recibiendo de ellos día a día. Estudios, viajes, retiros, campamentos y convivencias formaban parte de mi vida. Era lo que ellos me daban –permitiéndome hacerlo y el dinero necesario para realizarlo- y solamente siempre antes de partir recibía las jaculatorias profanas “no hagas macanas” y “hace el bien”. Nadie pensaba en los derechos del niño. Era voluntario trabajar y libremente era querido por mí. Cada niño si podía colaboraba con su papá o mamá en las actividades que podía. Uno ya se empezaba a sentir grande y además se iban asumiendo responsabilidades. Señal que estábamos creciendo.

Los sifones eran pesados. Cabeza de plomo. Seis sifones por cajón. Llenarlos, cargarlos y descargarlos. Así como una rueda sinfín. Anotar en una libreta o cobrarlos, según la conveniencia del cliente. Casas de familias, restaurantes, parrilladas y bares eran los depositarios del “agua con cosquillas”.

Clientes alegres, gruñones, pícaros, honestos, quién pagaba o quién siempre tenía una excusa para estirar la cuenta. Parte de una sociedad en la que fuimos haciéndonos grandes.

Al mediodía de los veranos, después de comer, con la infaltable  camiseta con tiras mi papá se paraba en el portón de la casa para ver pasar a los empleados y obreros que venían del primer turno de trabajo. De Motores Corradi, de Molinos de Boero y Romano, de la Marina Funcional, de Pinocho, de Caven del Este y tantas fábricas y negocios que había en la ciudad. Una explosión de trabajo y de consumo. También época de muchos conflictos y de inusitada violencia. Muchas muertes sin razón, pero ese será otro capítulo.

Mi madre cocinaba, limpiaba, lavaba y atendía algunos clientes que venían a casa a buscar soda. Casi todas las mamás se dedicaban a la casa, algunas eran maestras. Ella me pedía ir a la panadería o al almacén. Así que montaba en mi bicicleta roja. En los sueños y la imaginación fue pasando de un corcel al estilo del Zorro hasta un auto último modelo al estilo de James Bond. Era una bicicleta de dos ruedas. Pero soñar no costaba nada. Siempre quedaba con el vuelto alguna golosina –no eran muy comunes- y los clásicos huesitos (tenían forma de huesos para perros) de la panadería de Marchessini. Mi mamá después de años de silencioso trabajo tuvo su recompensa jubilándose como ama de casa. La vida tiene sus vericuetos.

Los vecinos aportaban lo suyo: el gran Batán, el verdulero de la esquina –Bv. Juan B. Justo y Gerónimo del Barco, fanático de Boca. Siempre alegre, divertido, amable. Un personaje central del barrio. Años después supe su apellido –Panero. Maretto, el kiosquero, cada mañana con su bicicleta y con su moto traía el diario La Voz de San Justo. Don Bischoff, un alemán gruñón, zinguero, siempre vestido con su jardinero verde. El Aldo Salvaneschi, venia de trabajar en la fábrica, descansaba y se ponía a realizar las hamacas, las calesitas, los sube y baja –rojos y blancos del querido River Plate, para que en la Navidad y Reyes los chicos tuvieran un pequeño parque de diversión en sus casas. Los papás de: los Heredia, del Gerardo Giustetti y del César Daguero tenían su trabajo, ya sea como empleado en la empresa de energía eléctrica, carpintero y dedicado a la fotografía –en ese orden. Cada uno tenía su modo lícito de ganarse el pan de cada día. No se conocían los planes trabajar. Se trabajaba.

Algunos mayores ostentaban el título de “Don”. Palabra reservada a la sabiduría, al respeto, a quién se la había ganado y se la merecía. Don Lorenzo era mi abuelo. Por eso cuando hace años una vecina me empezó  a llamar Don Sergio me remonté a ese tiempo y me dije “me gane el respeto de los vecinos”.

Así podría nombrar a una cantidad de vecinos y vecinas que van surgiendo en mi memoria. El negro Gerván y la Rosa, Don Rodríguez y su esposa, los nonos Bessone, los Viotto, los Giner, los Gambini, los Goethe, Melano, Don Fenoglio –quién decidió irse de este mundo muy temprano y  Doña Ofelia, el Chiche, Doña Lucero y su hijo el Alberto, tío del Jorgito Contreras –un gran amigo de la infancia. Después fueron llegando nuevas familias, nuevos amigos y amigas. Se fue renovando el barrio poco a poco.

Unas líneas para una familia de apellido Rossi, el papá era albañil, muy humildes, eran varios hermanitos, y uno de ellos era sordomudo. Vivieron un tiempo en Bv. Juan B. Justo y Larrea. Muy buenos amigos. Después  se fueron a vivir a la ciudad de Córdoba. Muchos años después uno de ellos volvió a visitarnos: era aquel niño –ahora joven- sordomudo que ya había aprendido a expresarse con el lenguaje de señas. Fue una gran emoción volver a verlo.

Todos íbamos a la escuela. La mayoría iba a escuelas estatales. Yo era uno de los pocos del barrio que iba a escuela privada. Pero todos usábamos guardapolvo blanco en la primaria. La diferencia en el uniforme recién aparecía en la secundaria.

Como todo barrio había sus peleas. Un celo, un egoísmo o una medianera con una fila más de ladrillos hacían que estallase un conflicto que los chicos vivíamos como una guerra mundial. Insultos, palabrotas y por una tiempo los vecinos no se saludaban. Luego cuando sobrevenía alguna muerte o las fiestas de fin de año aquellas peleas eran olvidadas y ganaba nuevamente la concordia. Hasta que nuevamente se desatará la furia. En su mayoría descendientes de italianos esto es como un ADN que nos constituía. También había turcos (después de grande me dijeron que eran sirio-libaneses), alemanes y españoles.

La siesta era un momento sacro dónde se clausuraba todo movimiento. De muy pequeño la sufría. Luego de más grande me escapaba y nos juntábamos en alguna casa del barrio sin hacer ruido a escuchar radio y hablar de sueños y muchas quimeras. La siesta podía durar de 45 minutos a una hora y media. Según la necesidad y las responsabilidades asumidas. Luego se seguía sin prisa y sin pausa las tareas diarias.

Una vez el querido Batán organizó un partido de fútbol con toda la gente del barrio. Estamos hablando de hombres entre cuarenta y cincuenta años. Muchos de ellos se destacaron en su juventud en diversos clubes o bien en el potrero barrial. Siempre lo recuerdo como un momento de alegría dónde todos podían estar juntos. Luego del partido, que era una excusa, una generoso asado y muchas bebidas. Hasta el día de hoy siempre este episodio juega en mi vida como real e imaginario. Como esas historias que contaba el padre del personaje principal de la película de Tim Burton en “El gran pez”.


Muchos de ellos ya no están, están sus hijas e hijos, sus nietos y bisnietos. De muchos no supe más nada. Después de partir del barrio, a los 17 años, las noticias y las caras se fueron espaciando. Quedaron esos rostros en mi memoria. En mis profundos recuerdos. En el gran afecto. Un par de lágrimas quizás sea el mejor homenaje a estos hombres y mujeres que son parte de mi historia.

Esos vecinos fueron construyendo esa persona que soy hoy. 

miércoles, 4 de enero de 2017

INFANCIA Y JUGUETES

“Para los que en la vida hemos comido del fruto del bien y del mal ya no es posible retornar a la infancia. Tenemos que avanzar hacia la esperanza. La nostalgia tiene que madurar en anhelo y convertirse en fuerza para avanzar las estrellas. La esperanza es la victoria sobre la nostalgia. Las estrellas nos siguen invitando a caminar”. En “La estrella y el árbol –Raíces y sueños” de Mamerto Menapace.

Hoy caminaba por la calle principal de Bernal. Me detuve en una vidriera a ver juguetes. Me transporté a unos 45 ò 47 años atrás en el tiempo. Me encontré caminando por la avenida más importante de San Francisco (Córdoba) que se llama Bv 25 de Mayo. Parado en la juguetería de los Lamberti. La atendían varios hermanos. Gente mayor. A esa edad toda persona era grande.

Allí en las vidrieras miraba y miraba los juguetes. Pensando y soñando en los que tendría. Sinceramente mis padres nunca me compraron un juguete de ese lugar (aunque me hacían buenos regalos navideños –bicicleta, pelota de fútbol, botines sacachispas). 

Así que durante un tiempo –domingo tras domingo- fui ahorrando las monedas que me sobraban de la entrada al cine –iba a la matinée. Así chirola tras chirola cuando tuve lo suficiente fui a comprar a esa juguetería “Mis ladrillos” que eran de goma. 


Durante años fueron parte de la fantasía de construir en la cocina de mi casa cientos de historias. Casas realizadas con esos ladrillitos, corrales –hechos con broches-, mezclados con soldaditos, indios y animales hacían que el tiempo de juego fuese sagrado.

 ¿Qué será de esa juguetería? Sé que la infancia se fue hace muchos años. Un maravilloso tiempo de Niños Dios, Papás Noeles y Reyes magos con agua y pasto.

Pero esos ladrillos y esos juegos fueron construyendo esa persona que soy hoy. 

martes, 18 de octubre de 2016

DOÑA PILAR, UNA CARICIA DE DIOS...

Hace tiempo que vengo pensando unas líneas para hacer un homenaje a una persona que conocí y valoré mucho en el Instituto Santa Cruz, donde vengo trabajando desde el 1 de agosto de 1990. 

Esa persona es Doña Pilar. Una persona que comencé a descubrir con el tiempo y a medida que fueron pasando los años y en numerosos los diálogos encontré a alguien de una gran fe y de un gran amor.
Doña Pilar la que cuidaba las plantas del tercer piso con esmero y dedicación. Doña Pilar la abuela que vivía preocupada por sus nietos. Doña Pilar la que se ocupaba de sus hijas y se desvivía por sus vidas. Doña Pilar la que tenía siempre el café presto para sus queridos profesores.

Doña Pilar y su infaltable sonrisa
A veces me decía: “Sergio cuando tenga un ratito me gustaría charla con Ud.”. Un diálogo con ella equivalía a aprender para mí. Me hablaba de su querido y amado Ramón. De sus hijas y las preocupaciones que tenía. De las cosas del colegio. Siempre prudente y precisa. 

Me dijo luego de retirar los restos de su hijo del cementerio de la Chacarita: “Sergio he pasado nuevamente por el mismo dolor que tuve cuando mi hijo murió”. 

Los visité varias veces en su departamentito de la calle Boedo. Ramón y ella gente sencilla y abierta, de gran corazón. Cada palabra de ellos se transformaba en evangelio para mi espíritu y mi corazón. Ella me pedía consejo a mí y nunca se enteró que era yo el aconsejado.

Una vez participó de una reunión en el colegio y propuso que no se descontara los días de paro o bien el presentismo a los que no podíamos ir por problemas de transporte. Me dijo: “cuando lo dije pensé en Ud. y Cristina que vienen de tan lejos y no tienen auto”. Evangelio puro, nada más para agregar.
Lloraba en cada internación y operación de Ramón, su ser amado. Siempre puestas en las manos de Dios.

Todo lo que ella me dijo durante tantas y lindas charlas –muchas entre mate y mate- han quedado grabado en mi corazón – personalmente he mantenido esa fidelidad sacerdotal laica de no revelar lo que he escuchado y la persona me pide esa discreción. Ella ha depositado en mi corazón su fe y su amor.
Cuando su querido Ramón tuvo su Pascua ella no era ya la misma. Me hablaba de sus hijos, sus nietas…pero yo sentía en sus palabras y sus lágrimas que estaba con su ser amado.

Doña Pilar al lado del P. Marcos y junto al Personal de Maestranza
Contuvo su enfermedad en silencio durante años, cuando Ramón se fue ella soltó ese dique y comenzó a caminar hacia él.

Hoy con tantas reivindicaciones quiero hacer memoria de una gran mujer que he conocido. Su figura diminuta se ha acrecentado con los años, sus silencios se transformaron en palabras y sus gestos en vida. En Doña Pilar he sentido siempre la presencia y el bálsamo de Dios en nuestra existencia.

GRACIAS DOÑA PILAR!!! Ruegue por nosotros. Amén.





miércoles, 28 de septiembre de 2016

Queso y batata….o membrillo




Rescatando algunas frases que fui escuchando en cincuenta y cuatro años…

Dios es Argentino
Roban pero hacen
 No te metás
 Algo habrán hecho
Los argentinos somos derechos y humanos
      Sin el peronismo no se puede gobernar
 Somos el pueblo
Cada diez años tenemos una crisis y siempre salimos
El que apuesta al dólar pierde
 NI yanquis ni marxistas peronistas
 Laica o libre
       Unitarios o Federales
Civiles o Militares
Perón al gobierno, el pueblo al poder
           Crecen las semillas hasta en las macetas
Todos somos…….
Argentina un país que crece
El pueblo nunca se equivoca
La única verdad es la realidad
 País generoso


Una serie de frases que fueron rellenando nuestras neuronas y taparon las arterias de la sociedad llevando las mismas a una inutilidad. 

Se fosilizó el pensamiento.
Se fue haciendo metástasis en el tejido social y cultual.
Obliteró nuestro razonamiento.
Cercenó las posibilidades de crecimiento.
Vapuleó nuestra conciencia.
Fueron y son un cross a la mandíbula de la con ciencia social. 

¿Revertirlas? ¿Cambiarlas? Llevará un tiempo largo, costo y doloroso.
Siempre es esperanzador pensar que lo estático puede ser dinámico, que a la noche le sucederá el día, que el sol dejará paso a la luna y las estrellas.


Quizás sea bueno intentar el ejercicio de pensar otras frases, otros slogans o transformar esas frases traduciéndolas a la realidad que son las que viví en Realidad…
Ø  Dios NO es Argentino
Ø  Roban y NO hacen
Ø  Metete
Ø  Algo habrán hecho de bueno…
Ø  Los argentinos NO somos derechos y humanos
Ø  Sin el peronismo SE puede gobernar
Ø  TODOS somos pueblo
Ø  Cada diez años tenemos una crisis y salimos CADA VEZ EN PEORES CONDICIONES
Ø  El que apuesta al dólar NO pierde
Ø  NI yanquis ni marxistas  NI peronistas
Ø  Laica y libre
Ø  Unitarios y Federales
Ø  Civiles y  Militares
Ø  Perón  MURIÓ, el pueblo A TRABAJAR
Ø  YA NO Crecen las semillas hasta en las macetas
Ø  Todos somos…….CADA UNO ES LO QUE ES
Ø  Argentina un país que DECRECE AÑO TRAS AÑO
Ø  El pueblo A VECES se equivoca
Ø  La única verdad son todas las REALIDADES
Ø  EL País YA NO ES generoso

lunes, 12 de septiembre de 2016

PUBLICANDO EN OTRO BLOG

Hemos publicado en el blog que pertenece a la Biblioteca del Instituto Santa Cruz dos textos con sus respectivas fotos.
Uno corresponde a un taller sobre los youtubers y el otro a la visita realizada al Museo del Holocausto de la C.A.B.A.
Sobre los youtubers fue un taller de integración entre los alumnos de 1ero y 2do año N.E.S. de las tres orientaciones. Realizado junto a la Licenciada Claudia Douve.
La visita al Museo se hace en el marco de la temática de 2do año N.E.S. en la materia Catequesis.
 Agradecemos a la bibliotecaria, Sta Norma, por la deferencia en darnos un espacio para compartir con las familias y alumnos lo que venimos realizando en la materia Catequesis.
Invitamos y sugerimos hacer un recorrido por el blog ya que pueden encontrar con otras publicaciones de sumo interés, tanto para docentes como para padres y alumnos.
Aquí van los links de ambas publicaciones:

http://santacruzbiblioteca.blogspot.com.ar/2016/09/youtubers.html

http://santacruzbiblioteca.blogspot.com.ar/2016/09/memoria.html


Lic. Sergio Dalbessio - Catequista-